31 julio, 2009 § Deja un comentario

 
 
En el acto ingenuo
de tropezar dos veces
con la misma piedra
algunos perciben
tozudez
Yo me limito a comprobar
la persistencia de las piedras
el hecho insólito
de que permanezcan en el mismo lugar
después de haber herido a alguien.
 
 
 

 

Anuncios

Tu

25 julio, 2009 § 3 comentarios

 
    
     Me gusta cuando sueño contigo y me atrapa tu mirada, es tan real que puedo apreciar cada minúsculo detalle de tus ojos, me gusta porque me doy cuenta de que algún día me los aprendí de memoría, los retuve hasta tal punto que habiendo dejado de verlos durante años (como me duele decirlo) aún su imagen sigue fiel en mi, su imagen digo, aquella y todo lo que me hacían sentir. Me fascina esta faceta de la momeria y el subconciente. Me parece tan increible verte con tanto detalle…
Me gusta cuando sueño contigo y puedo abrazarte fuerte fuerte pare tenerte para siempre en mi, y que bobería si ya te tengo, te tengo tanto y te tengo nada.  Te tengo tanto que gracias a ti soy yo y vives en mi cada minuto de mi existencia y te tengo nada, nada, nada, no me gusta no tenerte. 
Me gusta cuando sueño contigo y puedo agarrarme de tu mano, y entonces no importa si no hay tiempo para hacer el amor porque estamos juntos, no importa que nuestras miradas no se cruzaran desde aquella última vez en que soñé porque ahora te estoy mirando, te tengo delante y puedo sentirte, puedo tocarte y puedo verte sonreir. Ahora podemos volver a hacer planes, ir al teatro y hacer como que no nos conocemos y al salir asir tu mano y dedicarnos calor en una noche de invierno, podemos hacer planes. Me gusta cuando sueño contigo, joder te echo tanto de menos.
 
Ahora toca regar las raices de mis labios.
 
Nana
 
 

Nana mira

24 julio, 2009 § 2 comentarios

 
 
Nana mira, es observadora, le gusta escudriñar el mundo por sus pequeñas grandes cosas, es así como aprende a construir cada día un nuevo espejo en el que mirarse.

 

 

 
Texto:Nana
Imagen: Laura
 
 

 

Un amor más allá del amor…

13 julio, 2009 § Deja un comentario

 

 

Roberto Juarroz

 

 

Un amor más allá del amor,
por encima del rito del vínculo,
más allá del juego siniestro
de la soledad y de la compañía.
Un amor que no necesite regreso,
pero tampoco partida.
Un amor no sometido
a los fogonazos de ir y de volver,
de estar despiertos o dormidos,
de llamar o callar.
Un amor para estar juntos
o para no estarlo
pero también para todas las posiciones
intermedias.
Un amor como abrir los ojos.
Y quizá también como cerrarlos.

 

 _______________________________________________________________________________

 

 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para julio, 2009 en Después de un tiempo....