La Ballade of Lady and Bird

27 octubre, 2008 § Deja un comentario

 
 
 
 
 
It’s all in your mind

13 octubre, 2008 § Deja un comentario

 
 

 
 
¿Tiene usted el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día -no sabe cuando-, podrá precisar de ellos?.

¿Tiene usted el hábito de juntar dinero sólo para no gastarlo, pues piensa que en el futuro podrá hacerle falta?.

¿Tiene usted el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo?.

Y… ¿dentro suyo…? ¿Tiene usted el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos, etc…?.

No haga eso.
Es anti-prosperidad.
Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a su vida.
Es preciso eliminar lo que es inútil en usted y en su vida, para que la prosperidad venga.
Es la fuerza de ese vacío que absorberá y atraerá todo lo que usted necesita y desea.
Mientras usted está material o emocionalmente cargando cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades.

Los bienes precisan circular.
Limpie los cajones, los armarios, el cuarto trastero, el garaje.
Dé a otros lo que usted no usa.

La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra su vida.
No son los objetos guardados lo que estanca su vida, sino el significado de la actitud de guardar.
Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia.
Es creer que mañana podrá faltar y usted no tendrá medios de proveer sus necesidades.

Con esa postura, usted está enviando dos mensajes para su cerebro y para su vida:
1º.- Usted no confía en el mañana.
2º.- Usted cree que lo nuevo y lo mejor NO son para usted, ya que se alegra con guardar cosas viejas e inútiles.

Deshágase de lo que perdió el color y el brillo y deje entrar lo nuevo en su casa…y dentro de sí mismo…

Joseph Newton

 
 

deseos

1 octubre, 2008 § Deja un comentario

 
     Ojalá  fueras más libre y tuvieras las ganas de intentar, ojalá entendieras que nadie enterró tus pies, y que las cuerdas que imaginas se compraron en tiendas de todo a cien, ojalá nunca hubieras creido aquello que te contaron, ojalá fueras más libre y necesitaras mirar al cielo desde una cama de amapolas sabiendo que en las lavadoras cualquier mancha se rinde.
 
 
     Ojalá fueras más libre…
 
 
 
 
nanita
 
 
 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para octubre, 2008 en Después de un tiempo....